Tener una piscina es un trabajo duro - Todo lo que debes de saber para que funcione perfectamente

Cuando soñamos con tener una casa la idealizamos con todo aquello que nos vaya a simplificar y alegrar la vida, la mayoría de nuestros pensamientos se ven orientados hacia una casa de dos pisos, un patio amplio, incluso una piscina. Esta última sin duda alguna representa confort, alegría y muchas reuniones a su alrededor, pero del dicho al hecho de tener una piscina en nuestras casas hay una serie de retos que debemos superar para que funcione todo bien.

Beneficios de tener una piscina

Una piscina significa tiempo de calidad con la familia y los amigos, tener una en nuestro patio es sin lugar a duda una gran inversión que deja grandes recompensas. Incluso, es beneficioso para nuestra salud, ya que teniendo una piscina podríamos practicar deportes acuáticos como la natación, la cual es de gran ayuda a nuestro cuerpo y nos permite estar en forma. Y sin lugar a duda será un gran aliado para esas temporadas del año donde hace mucho calor.

Es importante resaltar que su mantenimiento es de suma prioridad, pues una piscina mal cuidada deja de representar alegría, pero con los pasos que veras a continuación, podrás mantener tu piscina siempre en óptimas condiciones para nuestro disfrute.

¿Cómo mantener nuestra piscina?

Sin duda alguna una piscina representa una gran responsabilidad en cuanto a su mantenimiento y cuidados, es indispensable informase en cuanto a los términos se refiere, es por esto que te mostrare a continuación como mantener una piscina en buen estado y no perder la vida en ello:

  1. Paredes y fondo: Al mantener agua durante algún tiempo en su interior las piscinas tienden a desarrollar moho, por lo que es recomendable vaciar la piscina regularmente y limpiar profundamente estas partes.
  2. Sistema de filtrado: Nuestra piscina debe de contar con un sistema de filtrado que limpie el agua y que permita que esta tenga un recorrido adecuado, por lo cual es importante que este también tenga su debida limpieza y cuidado.
  3. Llenando la piscina: El agua de una piscina debe ser tratada a medida que esta se vaya llenando, y para ello se suele recurrir al cloro o a la sal para que el agua dure algún tiempo limpia. En caso de usar cloro existen una serie de pastillas especiales, solo queda leer las instrucciones de las mismas. En caso contrario que utilicemos sal, se utiliza un cloro de disolución rápida y se añade entre 3 a 5 kg de sal.
  4. PH: El pH es fundamental dentro del entorno de nuestra piscina, el mismo debe encontrarse entre 7,2 y 7,6. Para tener seguridad de esto utilizaremos un medidor de pH. Es importante saber cada cuanto debemos cambiar: Cloro y pH, en verano (semanalmente) e invierno (quincenalmente), Sal, mensualmente. 
  5. Contra las algas: El agua verde que suele encontrarse en algunas piscinas se debe a la presencia de algas, por lo que es recomendable limpiar la piscina apenas el agua de esta comience a cambiar de color, y utilizar un algicida para prevenir futura apariciones.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*